El sector turístico representa uno de los motores principales de la economía, y los hoteles se han convertido en el establecimiento estrella del sector. Este tipo de establecimiento necesita una gran cantidad de energía para garantizar el confort térmico, acústico y lumínico de sus ocupantes, por lo que la limitación de la demanda energética y el control del consumo energético, sobre todo el ahorro, son las premisas básicas para un funcionamiento adecuado y competitivo de estos edificios ¿Cuál es el consumo y la demanda tipo en estos edificios? ¿Qué factores influyen en su comportamiento energético? ¿Qué estrategias se pueden aplicar para ahorra en consumo de energía?

Consumo energético y demanda térmica y eléctrica en los hoteles

El consumo energético de hoteles queda dentro del sector servicios, al cual se le atribuye un 7,6% del consumo energético total por sectores en la CV, frente al uso doméstico que alcanza un 10,3% o el sector de la industria con un 42,4%.

El control del consumo energético de los hoteles es fundamental, y generalmente no se hace. El gasto de energía de sus instalaciones puede representar entre un 3-6% del total de los costes de explotación. Por otro lado, parece que también existe un desconocimiento de las instalaciones energéticas y su gestión, por parte de los empresarios y trabajadores que las utilizan. Esto significa que el nivel de eficiencia energética de los hoteles actuales es bajo. Por todo ello, el sector hotelero ofrece un gran potencial de ahorro de energía.

La demanda energética dependerá de factores como el tipo de hotel, localización, categoría o los servicios que ofrece, e influirá en el tipo de energía consumida: térmica o eléctrica.

El grado de ocupación y climatología son factores decisivos en el comportamiento energético. En la CV la mayoría de los hoteles se concentran en el litoral y su ocupación es mayor en los meses de verano disminuyendo de forma progresiva hasta diciembre y enero, por lo que el consumo de energía eléctrica es superior respecto de la energía térmica, debido al uso de instalaciones de generación de frío.

A lo largo del día, la demanda eléctrica varía y aumenta generalmente durante las horas de servicio de comidas: desayuno, comida y cena; y se reduce durante el horario nocturno.

En cambio, el consumo de energía térmica, es mayor durante los meses de invierno debido al uso de la calefacción, como muestra el siguiente gráfico.

El tipo de sistema de calefacción utilizado es otro factor a tener en cuenta: caldera de agua caliente o sistema de bomba de calor. El primero utiliza energía térmica, mientras que el segundo utiliza energía eléctrica. La tendencia durante los últimos años parece ser el de bomba de calor para la generación de calor para calefacción, a pesar del elevado coste económico de la energía eléctrica frente a la energía térmica.

Otro tipo de servicios como la producción de ACS, el servicio de lavandería así como la climatización de piscina son consumidores de energía térmica, mediante el uso de calderas de agua caliente. En cocinas el consumo de combustible es directo.

Teniendo en cuenta los servicios que puede ofrecer un hotel, la distribución del consumo energético se reparte generalmente entre:

– Instalaciones térmicas de calefacción y refrigeración (45%).

– Instalaciones de producción de agua caliente sanitaria (ACS) (23%).

– Instalaciones de iluminación (15%).

– Servicio de lavandería y cocina (12%).

– Otros (5%).

Con estos datos de porcentajes de reparto del consumo de energía, podemos observar que son las instalaciones térmicas las que consumen el mayor porcentaje de energía, seguido de la producción de ACS. Finalmente y a modo de referencia, en la siguiente tabla os mostramos el consumo medio total de energía según la categoría del hotel, donde el consumo eléctrico es el más común:

El combustible más utilizado (80%) es el gasóleo, seguido del Gas Natural, el GLP y el propano.

Medidas de ahorro y mejora de la calificación y eficiencia energética

A partir de aquí, hay que conocer las estrategias y las tecnologías al alcance, para reducir el consumo energético, mejorando la eficiencia energética de las instalaciones y reduciendo la demanda energética, con las medidas de mejora de calificación y eficiencia energética más adecuadas. Dichas estrategias afectarán a:

– El sistema de iluminación.

– La calefacción y aire acondicionado.

– La producción de ACS

– El ahorro en el uso del agua.

– Los servicios de cocina y lavandería.

– Los ascensores.

– La instalación y aprovechamiento de la energía solar para producción de energía solar térmica y energía solar fotovoltaica.

– Instalación de cogeneración y regeneración.

– La gestión y mantenimiento de las instalaciones que consuman energía.

– Aprovechamiento de la arquitectura bioclimática para el diseño y rehabilitación energética de los edificios.

– Estrategias de reducción de la demanda energética a través del diseño eficiente o rehabilitación energética de la envolvente térmica. Calificación y certificación energética de edificios.

En la siguiente tabla os mostramos las principales estrategias a aplicar a modo de guía rápida de ahorro energético en hoteles que ofrece el documento tomado como referencia:





Ayudas económicas del IDAE para la rehabilitación energética de hoteles existentes

Existen ayudas económicas (125 millones de euros) para la rehabilitación energética de edificios existentes del sector residencial, que incluye a los hoteles, y cuyas bases para su solicitud están recogidas en el programa PAREER del IDAE. Dichas ayudas están destinadas a promover las actuaciones integrales que se ejecuten en los edificios de uso vivienda y hotelero, y que favorezcan la eficiencia energética y el uso de energías renovables:

1. Mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica.

2. Mejora de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas y de iluminación.

3. Sustitución de energía convencional por biomasa en las instalaciones térmicas.

4. Sustitución de energía convencional por energía geotérmica en las instalaciones térmicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *